La de la rodilla es la articulación más grande de nuestro cuerpo. Al mismo tiempo es la más compleja, dada la cantidad de estructuras internas que la componen. Prácticamente no existe una actividad que implique desplazamiento en la cual no utilicemos esta articulación. En la práctica deportiva, especialmente en los deportes de contacto como son por ejemplo el fútbol, el básquetbol y el rugby, las exigencias biomecánicas sobre la rodilla son muy grandes.

 

De la misma manera, el ejercicio físico que implique movimientos corporales con desplazamiento como los que se dan en la práctica de los aeróbicos, la danza, el acto de escalar o simplemente el de subir y bajar escaleras o cuestas, involucran esta articulación.

El caminar sobre superficies regulares y sin inclinación en cambio afecta muy poco su funcionamiento. Con esta carga de trabajo tan intensa, no es de extrañar que la rodilla sea la estructura articular por cuya causa se consulta más a nivel tanto de la cirugía ortopédica como de la traumatología

Rodilla sana

Esta tendencia mundial ha sido claramente comprobada y año tras año aumenta. Al mismo tiempo, con el envejecimiento de la población, la incidencia de problemas articulares es cada vez mayor y dentro de estos, los que aquejan a la rodilla son de los más prevalentes. Para prevenir la aparición de lesiones y retardar el desgaste natural de la articulación, es importante tener en cuenta algunos consejos prácticos que permiten disminuir la incidencia de lesiones o detectar a tiempo la presencia de alteraciones que de ser vistas a tiempo permiten minimizar su impacto.

Es de anotar que el cartílago articular es aneural, esto es, que carece de nervios y no es doloroso; por lo tanto, cuando hay molestias que dejan de ser pasajeras, esto es indicio de que más estructuras intrarticulares ya se están viendo afectadas y de que es necesario apersonarse de la situación. Estos consejos prácticos son los siguientes: Controle el sobrepeso: Al ser una articulación que soporta peso, la rodilla está expuesta a más carga cuanto mayor sea el peso de la persona. Los tejidos que componen la articulación y especialmente el cartílago articular y los meniscos (que son fibrocartílagos), están constituidos para soportar una cantidad de carga determinada. Al existir un sobrepeso, se están excediendo las cargas fisiológicas para las que cuales se han diseñado estos tejidos y por lo tanto pueden verse afectados y sufrir daños que en ocasiones son o irreparables o de muy difícil solución. Evite estar de pie quieto: Las cargas que se ejercen sobre un cuerpo pueden ser , como las que se ejercen al hacer algún tipo de movimiento o estáticas como cuando la persona está de pie sin caminar o con la articulación sin movimiento. Está comprobado que las cargas estáticas no son buenas para las articulaciones al no estimular positivamente las condiciones para su adecuada nutrición y la renovación de sus tejidos.

Es por esta razón que el estar de pie por períodos largos de tiempo puede ser nocivo para una articulación como la rodilla, sobretodo si esa persona tiene algún grado de sobrepeso. De la misma manera, la poca movilización o la inmovilización de una articulación, más allá de lo estrictamente necesario, trae efectos negativos. De ahí que el ejercicio físico apropiado deba ser visto como muy beneficioso para la salud articular, entre otros muchos efectos positivos del ejercicio. No abuse de las escaleras: Las escaleras, al igual que las cuestas empinadas, obligan a un trabajo excesivo de una parte de la articulación de la rodilla que es muy vulnerable, como es la rótula.

Esta importante estructura, que no es mas que una polea que aumenta la eficiencia mecánica de la rodilla, se ve sometida a una gran tensión especialmente cuando se debe ascender o descender, como en escaleras, cuestas, al hacer “sentadillas” o los popularmente conocidos como “steps” en la práctica de los aeróbicos. Con pequeños grados de mal alineamiento o de inestabilidad de la rótula, la articulación se ve sometida a esfuerzos que la desgastan prematuramente. Cuando aparezcan molestias en la cara anterior de la articulación, o sensación de resalte, especialmente con los ejercicios descritos anteriormente, debe consultarse al médico para que las posibles alteraciones sean detectadas a tiempo y los correctivos aplicados oportunamente.

Tenga una musculatura adecuada: El control que ejercen los músculos sobre la articulación de la rodilla, aunque no tan crítico como lo es por ejemplo en la articulación del hombro, si es importante. Los músculos de la cara posterior del muslo, apoyan en su funcionamiento al ligamento cruzado anterior, principal estabilizador de la rodilla; el cuadriceps ayuda al ligamento cruzado posterior, que es otro gran estabilizador de la articulación. Una parte del cuadriceps, la situada en la cara interna y conocida como el vasto medial, contribuye de manera notable a la estabilidad de la rótula, minimizando las cargas nocivas sobre esta estructura. Nuevamente se ve como el ejercicio físico realizado de manera adecuada y en forma constante es necesario para el mantenimiento de la buena salud articular. Evite practicar deportes sin la preparación adecuada: De lo expuesto anteriormente se deduce fácilmente que el ejercicio físico como tal, bien sea como ejercicio solamente o como la práctica de un deporte a nivel recreativo, es positivo para el sistema osteoarticular. Esto no es sorprendente si tenemos en cuenta que durante millones de años el ejercicio físico no era una diversión sino una necesidad vital, que permitía sobrevivir y no pretendía “divertir”.

Sin embargo, para practicar algún deporte o simplemente ir a un gimnasio debe contarse con una preparación mínima que evite lesiones posteriores y con una guía que aconseje sobre lo que puede ser realizado o no, sobre lo pertinente de tal o cual deporte o ejercicio dependiendo de las condiciones propias de cada individuo. No todos los ejercicios se adaptan a las condiciones físicas y estructurales de una persona.

Por lo general tanto en los planteles educativos como en los gimnasios se cuenta con personal capaz de orientarnos acerca del ejercicio que mejor se adapte a las condiciones de cada cual, u orientan sobre que preparación es necesaria previo al inicio de la práctica de un deporte. El cirujano ortopedista también puede aconsejar sobre estos tópicos y sobretodo sobre cómo evitar lesiones derivadas del ejercicio.

No acudir a tiempo a consultar: El mejor tratamiento es el preventivo. Por este motivo, ante la sospecha de alguna anormalidad en la rodilla, lo mejor es acudir a consulta oportunamente con el especialista. Una manera de saber cuando es prudente ir a la consulta es cuando uno “se da cuenta” de que tiene una articulación, en este caso la rodilla, pero esto es válido para todas. Normalmente no somos conscientes de que tenemos caderas, hombros, tobillos o cualquier otra articulación si estas no presentan ninguna alteración, así que si por algún motivo, y especialmente después de algún traumatismo, las molestias persisten, no es prudente aplazar una revisión médica especializada. Teniendo en cuenta estos sencillos consejos es posible dar a nuestras rodillas un mejor estado y permitir una más larga vida útil. Algunos de estos consejos se aplican a otras articulaciones, permitiéndonos gozar de una mejor salud articular.

Es importante recalcar para terminar que la prevención y la oportunidad en la consulta son las mejores maneras de prevenir posibles alteraciones articulares que son de consecuencias negativas para la calidad de vida de las personas.