La artroscopía de cadera es una técnica todavía muy reciente y poco desarrollada respecto a la artroscopía de rodilla o de hombro, por lo que los beneficios que reporta son aún menores. El cirujano debe estar muy familiarizado con las técnicas de artroscopia general para practicarla, debido a su dificultad.

 

Qué muestra la artroscopia de cadera?

* El aspecto del líquido sinovial (fluido viscoso que lubrica la articulación) que puede estar turbio o contener cuerpos libres, normalmente de cartílago roto. El líquido sinovial se puede analizar para determinar su composición.

* El aspecto de la membrana sinovial (saco que tapiza por dentro la articulación y que produce el líquido sinovial). En determinados casos se extrae una muestra (biopsia) para analizarla al microscopio.

* El cartílago que tapiza la cabeza femoral y la cavidad del cotilo. Se palpa con un gancho especial para ver la consistencia y se observa si tiene lesiones.

* El anillo o rodete que rodea la cavidad del cotilo y que sirve para aumentar el encajamiento con la cabeza del fémur.

* El aspecto del hueso del cuello femoral.

* El ligamento redondo, que es un cordón que une por el centro la cabeza femoral y el cotilo.

¿En qué situaciones se puede realizar una artroscopia de cadera?

Fundamentalmente para diagnosticar los casos de dolor, bloqueo o chasquidos en los que a pesar de la exhaustiva exploración del médico combinada con técnicas de imagen (sea ecografía, TAC, artrografía, resonancia magnética nuclear) no se encuentre una causa. De hecho la RMN tiene bastantes problemas para identificar desgarros del rodete o cuerpos libres.

Otra utilidad diagnóstica es la de permitir hacer una biopsia sinovial en determinadas enfermedades.

Se puede utilizar para tratar determinados casos de:

* Extracción de cuerpos extraños o de cuerpos libres de cartílago roto o derivados de una condromatosis sinovial (formación de múltiples nódulos de cartílago en la membrana sinovial, pudiéndose soltar alguno al espacio articular).

* Para tratar los desgarros del rodete del cotilo.

* Sinovectomía, es decir, afeitado de la membrana sinovial, en infecciones, procesos reumáticos específicos, enfermedades que producen depósitos en la sinovial (sinovitis vellonodular pigmentaria) o en la condromatosis sinovial.

* Alisado de ulceraciones de cartílago, extracción de fragmentos de cartílago rotos y a punto de soltarse (osteocondritis disecante).

* En algunos casos de infecciones agudas de cadera, para eliminar los residuos infecciosos y lavar la articulación.