La articulación del codo se compone del hueso, cartílago, ligamentos y líquidos. Los músculos y los tendones ayudan a que el codo se mueva en su articulación. Cuando alguna de estas estructuras se lastima o se enferma, surgen los problemas en el codo.

Hay muchas cosas que pueden ocasionar dolor en el codo. Una causa común es la tendinitis, una inflamación o lesión de los tendones que unen los músculos al hueso. La tendinitis del codo es una lesión deportiva, con frecuencia por jugar tenis o golf. También puede ocurrir una tendinitis por usar excesivamente el codo.

Otras causas de dolor en el codo incluyen distensiones, torceduras, fracturas, dislocaciones, bursitis y artritis. El tratamiento dependerá de la causa.

lesiones en el codo

Los tendones son cuerdas resistentes de tejido que unen los músculos con los huesos. Ayudan a los músculos a mover los huesos. Tendinitis significa inflamación de un tendón. Causa dolor y sensibilidad cerca de una articulación. Suele ocurrir en los hombros, los codos, las rodillas, los talones o las muñecas. Dependiendo del lugar donde ocurra, puede tener un nombre especial, tal como "codo de tenista".

Los traumatismos y el exceso de uso son causas comunes de tendinitis. El cross training, el estiramiento y la disminución de la intensidad en el ejercicio pueden ayudarlo a prevenir una tendinitis. Algunas enfermedades, tales como la artritis reumatoide, también pueden causarla. Por lo general, la tendinitis puede tratarse con reposo, hielo y medicinas para aliviar el dolor y reducir la inflamación. Otros tratamientos incluyen el ultrasonido, fisioterapia, inyecciones de esteroides y cirugía.

Bursitis.

Una bursa es una bolsa de color nacarado que protege y amortigua las articulaciones. Bursitis significa la inflamación de una de esas bursas. La inflamación puede ser producto de una artritis en la articulación o una infección de la bursa. La bursitis produce dolor y sensibilidad y puede limitar el movimiento de las articulaciones cercanas.

La bursitis puede ocurrir en los hombros, los codos, las caderas, las rodillas, los talones y el dedo gordo del pie. Las lesiones, el exceso de uso y el estrés repetitivo son causas comunes de bursitis. Algunas enfermedades, tales como la artritis y gota también pueden causarla. A veces ocurre con la tendonitis.

Por lo general la bursitis puede tratarse con reposo, hielo y medicinas para mejorar el dolor y reducir la hinchazón. Otros tratamientos incluyen el ultrasonido, fisioterapia, inyecciones de esteroides y, en raros casos, la cirugía. Estirarse antes de hacer ejercicios, fortalecer los músculos y descansar, cuando se hacen tareas repetitivas, pueden ayudarle a prevenir las bursitis.

Artritis.

Si siente dolor y rigidez en su cuerpo o tiene problemas para moverse es posible que padezca de artritis. La mayoría de los tipos de artritis causan dolor e hinchazón en las articulaciones. Las articulaciones son los lugares donde se unen dos huesos, como el codo o la rodilla. Con el transcurso del tiempo, una articulación hinchada puede lesionarse gravemente. Algunos tipos de artritis también causan problemas en los órganos, como los ojos o la piel.

Un tipo de artritis, la osteoartritis, suele relacionarse con el envejecimiento o una lesión. Otros tipos se presentan cuando el sistema inmunológico, que normalmente protege al organismo contra las infecciones, ataca los propios tejidos.

La artritis reumatoide es la forma más común de este tipo de artritis. La artritis reumatoide juvenil es una forma de la enfermedad que ocurre en los niños.